¿Por qué comemos?

Mucha gente no sabría responder a esta sencilla pregunta. Por eso el cocinar está tan desvalorizado y hacemos cualquier cosa rápida en la cocina para no perder tiempo, comer deprisa y salir pitando a trabajar, a seguir navegando por internet o a entrenar.